Instituto Libertad y Justicia

Por Álvaro Muriel.

Los ambiciosos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por las Naciones Unidas para el 2030 con su objetivo de hacer un planeta mejor, chocan con el auge del mundo digital, el cual no solo aporta ventajas ya que provoca efectos medioambientales adversos.

Ante esta implementación del mundo digital, los ciudadanos, la administración pública y las entidades privadas son más conscientes de la necesidad de contar con sostenibilidad ecológica y social, siendo los propios consumidores e inversores los que hacen presión. Por ello, las empresas se ven en la obligación de respetar este pacto sostenible y ya han surgido diversas entidades que se encargan de medir qué áreas de las empresas pueden afectar de forma positiva a los ODS.

A pesar de este análisis, desde la esfera económica se observa que el sistema está amenazado por diversos problemas como son los de la desigualdad o el cambio climático. La tecnología puede ayudar a la mejora de estos factores, ya que la digitalización es indispensable en un entorno donde la competitividad es mayor, permitiendo así llegar a clientes en cualquier parte del mundo.

Pero para lograr un desarrollo pleno, los expertos señalan que las cuestiones de digitalización y sostenibilidad son igual de importantes en las pequeñas empresas. Esto se puede ejemplificar con la industria de la moda, ya que es uno de los sectores que mayor contaminación aporta. Para impulsar esa digitalización, es la propia administración pública la que tiene que potenciar dicho proceso. Para ello, se tiene que centrar en diversas tareas como son el orientar al cliente en el entorno digital, la automatización de procesos o la eficiencia energética.

En esta defensa de la eficiencia energética, hay que destacar el papel que desempeña Adif, ya que defiende una movilidad sostenible que esté abierta y conectada con otros modos de transporte ecológico.

Otra de las herramientas claves para lograr este desarrollo sostenible, es el auge del teletrabajo, ya que pueden suponer grandes avances en el desarrollo económico, social y ecológico.

Apoyo tecnológico para lograr alcanzar los ODS

Además de todas estas medidas enfocadas en el ámbito empresarial, la tecnología es útil para lograr alcanzar, de forma específica, los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por Naciones Unidas. Entre ellos destacan los objetivos número 1 (erradicación de la pobreza), 7 (energías renovables) y 8 (empleo digno y crecimiento económico).

En el objetivo de erradicación de la pobreza, muchas personas están participando en la economía digital gracias a los servicios financieros digitales, los cuales son fundamentales para lograr salir de la pobreza. Por su parte, para lograr un desarrollo de las energías renovables, la tecnología y la eficiencia energética se pueden conectar por dos vías: ecologizando las TIC o ecologizando a través de TIC.

Por último, para alcanzar el objetivo propuesto de empleo digno y crecimiento económico, hay que priorizar el desarrollo de capacidades digitales en las estrategias centradas en el empleo juvenil. Además, la digitalización se está encargando de transformar la manera de hacer negocios en cualquier parte del mundo.

Una vez más, se demuestra que la aplicación de la tecnología abarca todas las áreas de actuación y campos posibles. Esta revolución tecnología si se realiza de manera sostenible es, sin duda, el mejor arma para alcanzar el desarrollo pleno.

Comparte esto: